Tango, el baile sexual por excelencia

El domingo 11 de diciembre se celebra la Fiesta Internacional del Tango. Con la conmemoración del centenario del nacimiento de Osvaldo Pugliese, uno de sus inolvidables precursores, el baile “porteño” alias video porno salser vivirá su jornada de “fiesta mayor” con una inmejorable noticia que ratifica su excelente estado de forma: según un estudio de una universidad canadiense, bailar tango es tan bueno para la salud como practicar gimnasia. “Milonguear” es especialmente recomendable para las personas mayores puesto que se ha demostrado que mejora la motricidad además de prevenir enfermedades cardíacas.

El diario Clarín informa que un estudio de la Universidad McGill de Montreal ha dado a conocer en la última reunión de la Sociedad Mundial para las Neurociencias, constata que las personas que bailan habitualmente tango presentan una mayor estimulación del sistema nervioso central y más actividad cerebral, lo que se traduce en una mayor coordinación y una mejora en su sentido de equilibrio.

Tan sano como el sexo

En el estudio participaron 30 individuos con edades entre 68 y 91 años con el propósito de observar qué sucede con personas de la tercera edad que practican un baile “enérgico y sensual” como el tango. En vista de los resultados, los expertos consultados por Clarín concluyen que el tango es especialmente beneficioso para las personas mayores.

La asociación de cualquier tipo de baile con el movimiento del cuerpo es beneficioso. Y especialmente lo es para la motricidad. Por eso es bueno para las personas grandes; los ayuda a tener un mejor dominio de su cuerpo. Además, hay que tener en cuenta que no es el mismo decirle a alguien: usted tiene que hacer ejercicio y dirigirlo a una bicicleta fija que decirle: mire, vaya, abrace a alguien y báilese un tango. Sin duda, es más agradable”, explica Héctor Larrea, profesor de Rehabilitación Geriàtrica de la Universidad argentina de Favaloro.

Hace 6 años, otro estudio reveló las propiedades cardiosaludables del tango, puesto que su práctica redunda en una mejor eficiencia del corazón al ayudar a disminuir la frecuencia cardíaca de reposo y aumentar la cantidad de sangre que este órgano expulsa en cada latido. Pero no se queda aquí: también contribuye a reducir la presión arterial y a incrementar la circulación sanguínea entre músculos, disminuyendo, de esta forma, la posibilidad de formación de coágulos en las arterias. Casi la receta ideal para la prevención de infartos de miocardio y trombosis cerebrales. La dosis recomendada de tango se estima en tres veces por semana, con sesiones de entre 45 y 60 minutos de duración.

La Fiesta Internacional del Tango se celebra cada 11 de diciembre en conmemoración de las fechas de nacimiento de los creadores de las dos vertientes del tango: “La Voz”, Carlos Gardel, ídolo y figura representativa del tango, nacido el 11 de diciembre de 1890; y “La Música”, Julio De Caro, gran director de orquesta y renovador del género, nacido el 11 de diciembre de 1899.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *