¿Es perrear una manera de practicar sexo?

Antes que nada, se debe aclarar que perrear es un estilo de baile, también es conocido en países como Estados Unidos con nombres como: grinding, twerking, freak dancing, bootydancing o x videos. Es clave de hacer esta aclaración, porque generalmente se tiende a establecer una relación con este modo de bailar directamente con el reggaetón, y en realidad hay más posibilidades.

En cuanto a prácticas erótica, este es un baile en el cual los participantes realizan movimientos en los que se imita el proceso de seducción de una pareja, pero en este caso particular en medio de una pista de baile, razón por la cual los movimientos son sensuales y lascivos, incluso con una clara sensación de ser una incitación a la mímica de algunas posiciones sexuales xnxx.

¿El perreo como una manera distinta de practicar sexo?

En cuanto a la denominación de perrear, se debe a que durante el baile se imitan varios movimientos del coito, en especial la postura del perro. Durante la década de los 90 este nombre se popularizó, aunque siempre se señala la existencia de orígenes y tiempos distintos. Otra de las versiones, consiste en que el nombre se origina por el movimiento típico de apareamiento que realizan muchos animales, especialmente en lo que se refiere a los canes.

¿Sexo con ropa?

Ahora bien, para entrar en materia, muchos de los cantantes que producen música que es utilizada para bailar el perreo e incluso las propias personas que lo practican, tienden a denominarlo con frecuencia con la metáfora: sexo vestido, sexo con ropa o faje. A partir del anterior, se logra comprender que se trata de una práctica sexual que se encuentra atravesada por un baile, es decir, no es necesario que se presente el coito en sí mismo, sino el modo en que se lo está significando y representando por parte de quienes se encuentran en la pista e inclusive por las personas que están observando esta clase de movimientos a su alrededor.

Por otro lado, no hay que olvidar que uno de los objetivos de este baile, consiste en representar varias posiciones que son provocativas del acto sexual, más allá de que sean un tipo de costumbres no tan aceptadas por la sociedad. También se debe destacar que no existen reglas o coreografías establecidas con antelación, más allá de que exista un paso básico que puede dar a pensar que se ha sistematizado en alguna manera.

Una vez se tiene en cuenta cada uno de los datos que se ha mencionado en el anterior texto, se puede llegar a la conclusión que el perreo si es un tipo de práctica sexual, ya que no se puede reducir las relaciones sexuales únicamente el coito. Es más, para quienes encuentra interesado, le invitamos a investigar sobre el frottage.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *